Una nena atropellada por la policía, un herido de bala y locura en la Villa 31

La criatura fue embestida por un cuatriciclo de la fuerza. Un joven recibió un disparo durante un reclamo de vecinos frente a la comisaría de la zona. Confusión y mucho nerviosismo en los vecinos.

Los vecinos le exigieron explicaciones a la policía

Una nena herida, un joven con un tiro en el pecho y la policía en la mira. El sangriento hecho se produjo el martes por la tarde noche en la Villa 31 de Retiro. Si bien en un comienzo los vecinos aseguraron que la menor había muerto, la criatura sólo recibió lesiones leves y se encuentra fuera de peligro.

Según información oficial, un policía en cuatriciclo del Cuerpo de Prevención Barrial de la Policía de la Ciudad, que participaba de un operativo antinarco en el lugar, embistió a una nena de 4 años, identificada como Charlotte. La criatura estaba jugando en la puerta de su casa.

De acuerdo a las primeras informaciones, el mismo policía que la atropelló la llevó a una salita médica que está dentro del asentamiento para que recibiera los primeros auxilios. Luego, fue trasladada al Hospital Fernández y, posteriormente, al Gutiérrez, donde se recupera de heridas leves.

Su padrino, Juan Romero, explicó que la nena “fue golpeada por un cuatriciclo de la policía, y no preocuparon a una familia, preocuparon a todo un barrio”.

Casi en simultáneo, vecinos se convocaron frente al destacamento Barrial Vecinal Villa 31 de la Policía de la Ciudad, para exigir explicaciones. Según los habitantes de la villa, un uniformado le efectuó un disparo en el pecho a un joven de 22 años identificado como Ramiro Sebastián Ruiz.

Lugo, los vecinos denunciaron que los efectivos lo arrastraron hasta la comisaría de la zona y que lo dejaron ahí unas dos horas hasta que llegó la ambulancia. Sin embargo, la información oficial desmintió esta versión y sostuvo que se desconoce quién hirió al muchacho, que está internado fuera de peligro. Y que sólo se escuchó “una detonación”.

Sin embargo Ema, la madre de Lazarte, denunció que a su hijo lo tuvieron dos horas desangrándose dentro del destacamento lo que derivó en una hemorragia interna y “ahora está en coma farmacológico. Está en las manos de Dios”.

“Mi hijo solamente quiso pedir justicia por la nena” y terminó baleado por un policía que “le tiró a matar porque el orificio (de entrada) lo tiene en el esternón, en el pulmón izquierdo” agregó la compungida mujer.

Deja un comentario