Fue a realizarse un chequeo de rutina y terminó muerta

El trágico final de María Portillo Martínez de 27 años, a quien quince profesionales no pudieron salvarla en un centro médico de Recoleta.

Un estudio de rutina terminó con la muerte de una mujer, de 27 años, por causas que la justicia deberá esclarecer, pero todo apunta a un caso de mala praxis, derivado de un “problema con la anestesia”. Así se lo comentó  al , abogado de la familia de María Cristina Portillo Martínez, quien este jueves asistió al Diagnóstico Médico, de Junín al 1000, en Recoleta, para realizarse estudios, pero todo salió mal.

“Se fue a hacer un estudio de rutina en un lugar prestigioso y hubo una falla médica”, dijo el letrado, quien comparó lo sucedido con la mujer con el caso de Débora Pérez Volpin. Aunque hasta anoche no había más precisiones, el abogado sostuvo que “aparentemente hubo un problema con la anestesia”.

Por otra parte, trascendió el diálogo entre la médica y el marido de la víctima: “Hizo una reacción alérgica que la descompensó, la tuvimos que entubar, vino la emergencia, la reanimamos y no pudimos sacarla“. El hombre, por su parte, aseguraba que Portillo Martínez había informado sobre todas las drogas a las que era alérgica, pero la doctora respondió: “Le pasamos toda la medicación que hay que pasarle, a pesar de eso, falleció”.

El esposo, entonces, comenzó un llanto descontrolado, ante lo que, insólitamente, la profesional le ofreció un vaso con agua. “Yo tampoco puedo creerlo, nunca me pasó esto en 20 años de médica. Hubo un equipo de más de 15 personas pero no la pudimos sacar. Tengo un dolor absoluto. Estoy desesperada como vos”, concluyó.

 

Deja un comentario