Bloquear, vigilar y dar “me gusta”: cómo navegar en las redes después de una ruptura amorosa

Cuantas más formas existan de involucrarse en las vidas de los demás a través de las redes sociales, más hilos de conexión deberán romperse al finalizar una relación (Getty Images)

Ponerle fin a una relación puede ser un tiempo de transición increíblemente difícil en la vida del ser humano. En el pasado, una relación llegaba a su fin, generalmente, cuando las parejas se alejaban, dejaban sus vidas por completo y tenían poco o ningún contacto. A menos que hubieran aceptado permanecer en contacto como amigos, existía un antes y después claroen ese momento de sus vidas.

Reunir regalos, cartas y recuerdos en una caja para enterrarlos o quemarlos ya no es suficiente. Con el advenimiento de las redes sociales, lidiar con las rupturas puede ser mucho más complicado. No basta con romper físicamente con una persona, sino que también hace falta alejarse de la presencia virtual del otro.

Las redes sociales pueden a veces prolongar el dolor de una ruptura y hacer que sea más difícil sanar y seguir adelante. Cuantas más formas existan de involucrarse en las vidas de los demás a través de ellas, más hilos de conexión deberán romperse al finalizar una relación.

“Muchos de las dificultades a la hora de lidiar con la ruptura de una relación no hacen más que reproducirse en este nuevo escenario llamado redes sociales. Este nuevo fenómeno en construcción va tomando códigos y costumbres relacionales ya establecidos y al mismo tiempo propone nuevas condiciones en los vínculos”, advirtió en diálogo con Infobae Diego Luparello, psicoanalista y expresidente del claustro de analistas en formación de la APA.

Entre las aplicaciones de mensajería y redes sociales, deshacerse de los recordatorios de una pareja anterior puede resultar complicado (Getty Images)

Entre las aplicaciones de mensajería y redes sociales, deshacerse de los recordatorios de una pareja anterior puede resultar complicado (Getty Images)

Las redes y las aplicaciones son medios que ayudan a que mucha gente se conozca e interactue, pero sin embargo no son buenas aliadas para las rupturas. “Así como en el inicio de la relación prolongar el contacto virtual exacerba las ilusiones, distorsionando la imagen del otro para que se ajuste a lo deseado, en las postcrisis la separación debe ser contundente y congruente con la decisión que se ha tomado”, explicó a Infobae Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Para el experto, la presencia de la tecnología en la ruptura de las relaciones potencia rasgos de dependencia. Si durante el vínculo la autonomía es un bien preciado, cuando finaliza la relación aparece la necesidad casi obligada de saber del otro, ya sea seguir sus publicaciones en las redes como mantener algún contacto a través de ellas.

Si bien no existe la forma perfecta de lidiar con una ruptura, existen ciertas acciones que pueden marcar una gran diferencia, ya sea positiva o negativamente. Si la relación ha terminado, la facilidad de comunicación solo prolonga la frustración y el dolor.

Algunas sugerencias para tener en cuenta cuando una pareja se separa en el mundo real, pero permanece unida en el mundo virtual:

Bloquear, ¿si o no? Cómo evitar caer en la cibervigilancia

Cuando la ansiedad gobierna, la necesidad de estar al tanto de cada paso que dé el otro puede ser increíblemente fuerte. Por qué luchar contra las ganas y mantenerse alejado de los perfiles es clave (Getty Images)

Cuando la ansiedad gobierna, la necesidad de estar al tanto de cada paso que dé el otro puede ser increíblemente fuerte. Por qué luchar contra las ganas y mantenerse alejado de los perfiles es clave (Getty Images)

Las probabilidades de sentir curiosidad por lo que se encuentra haciendo y con quién lo hace una expareja luego de una ruptura son muy altas. Cuando llega ese momento, hacer clic en un perfil parece ser la respuesta más rápida y efectiva. Sin embargo, permanecer obsesivamente involucrado en los asuntos ajenos hará que sea más difícil avanzar y la recuperación tomará más tiempo. 

Para algunos, “dejar de seguirse” en las redes sociales, a pesar de que pueda parecer duro, resulta como una mejor decisión a largo plazo porque ayudará a resistir la tentación de vigilar cibernéticamente. Si además una pareja cuenta con demasiados amigos en común puede valer la pena desvincularse por un rato.

Si la compulsión es excesiva, especialmente en aquellos sitios en donde seguir la línea de tiempo de alguien puede llevarse a cabo de manera desapercibida, resistir la tentación de revisar imágenes, publicaciones y actualizaciones de estado para tratar de seguir los movimientos de la otra persona puede prevenir la búsqueda de respuestas a preguntas que en realidad no la tienen.

Sin embargo, la manera de abordar los vínculos con las redes sociales depende en gran medida de cómo terminó la relación. Por ejemplo, si fue una separación desordenada causada por la infidelidad o la violencia, entonces el bloqueo y la eliminación en todas las plataformas con bastante rapidez es sabio. Esto obviamente difiere para los ex que se separan amistosamente y, eligen seguir siendo amigos.

Ser honesto con uno mismo en esta circunstancia es crucial. Optar por el sólido “dejar de seguir” es útil únicamente si se decide con contundencia no perder tiempo acechando los perfiles y las fotos de un ex de vacaciones o revisando su “última vez visto” de la aplicación de mensajería de Whatsapp a altas horas de la madrugada.

Si bien es natural ser curioso acerca de lo que hace un ex, este tipo de comportamientos no es ni saludable ni racional (Getty Images)

Si bien es natural ser curioso acerca de lo que hace un ex, este tipo de comportamientos no es ni saludable ni racional (Getty Images)

En algunas plataformas, el bloqueo a menudo puede ser la única forma de “desconectarse” y no ver las publicaciones o actualizaciones de un ex. “Aún en casos donde la crisis haya sido traumática, bloquear o dejar de seguir al otro requiere de una postura firme que denote rasgos saludables frente al despecho dependiente”, advirtió Ghedin.

Según el experto, también existen aquellos que precisan confirmar la deslealtad por medio de las redes o aplicaciones, así como los que quieren seguir el camino de un ex para confirmar la indolencia o la falta de sentimientos de duelo.

Usar las redes sociales como medios de venganza en un intento de llamar la atención o encender los celos de una expareja solo funciona como herramienta para herir los sentimientos de alguien, no contribuye a la superación ni beneficia el bienestar propio.

No convertir una relación pasada y terminada en una telenovela pública es clave para conservar la dignidad de ambos. Para eso, las conversaciones difíciles deberán tratarse cara a cara y en privado, si es posible. Si las dos personas creen que hay cosas que aún deben resolver, incluso si es doloroso y difícil, hacer arreglos para encontrarse en persona lo solucionará.

Aunque navegar en las redes sociales después de una ruptura es una tarea desalentadora, los desarrolladores de aplicaciones también han encontrado formas de ayudar a mitigar el corazón roto digital. Para los quemadores de recuerdos, existe Killswitch, una aplicación que elimina todas las fotos etiquetadas, videos y publicaciones compartidas entre una pareja y los esconde en una carpeta secreta.

¿Qué hay de la familia?

“Dejar de seguir y salir de grupos en común son acciones que ayudan a procesar los sentimientos de pérdida” (Getty Images)

“Dejar de seguir y salir de grupos en común son acciones que ayudan a procesar los sentimientos de pérdida” (Getty Images)

Después de una ruptura, es probable que el tiempo de contacto con los miembros de la familia de un ex disminuya un poco, independientemente de cuán cercana era la relación. La dinámica habrá cambiado y las prioridades también.

Dejar de formar parte de un grupo familiar puede resultar doloroso. Como en toda crisis existe un tiempo de angustia, de duelo por “lo que no fue”, de rabia, de autoreproches y culpas por las actitudes del otro. “Por tal motivo, bloquear, dejar de seguir, salir de grupos en común, son acciones que ayudan a procesar los sentimientos de pérdida”, sostuvo al respectoGhedin. 

Evitar las redes, no las emociones. Cómo alejarse y mantener distancia

Las personas con las que elegimos conectarnos en las redes sociales se convierten en una parte permanente del entorno social, y eso, por lo general, incluye a los socios románticos y a las futuras relaciones de pareja (Getty Images)

Las personas con las que elegimos conectarnos en las redes sociales se convierten en una parte permanente del entorno social, y eso, por lo general, incluye a los socios románticos y a las futuras relaciones de pareja (Getty Images)

Para comenzar a crear una “nueva normalidad” que no esté definida por la relación pasada, la mayoría se beneficia enormemente al mantener distancia, incluso en las redes sociales. Si bien esperar que alguien elimine todas sus cuentas después de una ruptura es poco realista, los expertos sugieren que en lugar de hacerlo por completo, se restrinjan a los sitios a los que les dan uso por un tiempo.

Sin embargo, evitar las redes sociales por un determinado tiempo no significa evitar los sentimientos. Reconocer las emociones, mantenerse conectado con las personas que uno considera de apoyo es importante de modo que la limitación del contacto tenga más sentido para cada individuo.

Cuando desaparece el fuerte apego emocional o las reacciones hacia una ex pareja, por ejemplo, entonces se podría decir que esta listo para tener una interacción más amplia con las redes sociales.

Para aquellos que eligen mantener los lazos digitales surge otro enigma: ¿es inapropiado hacer comentarios públicamente o dar demasiados “me gusta”? Lo mejor es no actuar demasiado rápido.

Por ende, si gran parte de una relación se formó en línea, si cuentan con amigos en común y el entorno los mantiene en contacto, sin dudas resultará difícil alejarse de la pareja. Tal vez, entonces, la ruptura se presente como la oportunidad perfecta para alejarse por al menos unos días del “mundo web”, el tiempo suficiente para romper el mal hábito de la cibervigilancia, y a su vez, beneficiar la búsqueda de otros intereses, curar heridas y reconectar con las personas de siempre.

Deja un comentario