Un vecino de González Catán quiere vender su riñón para hacer la fiesta de 15 años de su hija

Maximiliano Javier Almandoz (40) es mozo en La Rural y tiene un pequeño almacén barrial en uno de los ambientes de su casa en González Catán, en el partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires.

Trabaja 17 horas por día y entre las dos actividades acumula cerca de 14.000 pesos mensuales. Es el único ingreso de la familia y alcanza con lo justo para mantener a su pareja y sus dos hijos. Esa es la pelea más difícil.

Almandoz es taekwondista y esteJavier Almandoz quiere vender su riñón. Imagen de Facebook. año ganó dos medallas de oro representando a la Argentina en el exterior y obtuvo la de plata en el torneo nacional, pero admite que “no se puede vivir del taekwondo”. Todos los premios parecen poca cosa si no puede satisfacer los deseos de Araceli, su hija de 14 años, a quien quiere regalarle la mejor fiesta de 15.

“Las ventas del almacén bajaron muchísimo, la gente consume menos”, dijo en una entrevista para el portal Actualidad.rt.com. Javier aseguró que la malaria comenzó en el 2014 — durante el último tramo del Gobierno de Cristina Kirchner y se acrecentó en la actualidad, bajo el mandato de Mauricio Macri.

“Tengo cuatro heladeras y estoy pagando 8.000 pesos de luz, por eso tuve que buscar un segundo trabajo. Esto alcanza para comprar comida y pagar algunas cuentas, nada más”, se lamentó, y sentenció: “Se me cayó todo”.

Javier Almandoz quiere vender su riñón. Cortesía de actualidad.rt.com.Almandoz argumenta que en Argentina no hay buenos empleos para ciudadanos que no continuaron sus estudios después del colegio secundario y “solo tienen tiempo para trabajar y trabajar”.

“Hablamos de mucha plata, 300.000 pesos. Sus compañeritas hacen sus festejos, sería muy frustrante para mí no hacerlo”, manifestó. Y agregó: “Cuando pase el tiempo y ella diga que no tuvo sus 15 como todas, me mataría. Quizás sea una pavada, pero como papá quiero lo mejor”, admitió.

“Dicen que se puede vivir con un solo riñón”, manifestó, pero es consciente de que tendría que abandonar el ring: “Si se me complica con el taekwondo, tengo pensado enseñar y no competir más. Me apasiona, pero bueno…Vendo mi riñón, tengo plata, le hago la re fiesta a mi hija, ella es feliz y no se va a olvidar nunca de ese día”, dijo.

“Si salva una vida y puede darle el festejo a mi hija, es un negocio redondo”sentenció.

Deja un comentario en: “Un vecino de González Catán quiere vender su riñón para hacer la fiesta de 15 años de su hija

  • 13 noviembre, 2017 en 14:38
    Permalink

    Lo mas importante que le puede dejar en la memoria son valores, que entienda que el papá tiene una vida tambien y hace un depórte que requiere estar en óptimo estado fisico,y el padre tiene que entender que en su egoísmo por querer poder darle un cumpleaños para saber que lo tuvo y hacerla “felíz” por el hecho de finalmente darse felicidad a si mismo ,está paradójicamente siendo egoísta y no le está enseñando a ver lo esencial a su hija,que es precisamente tener empatía por el otro.

Deja un comentario