Vecinos de Quilmes reaccionaron y evitaron dos femicidios

Fueron dos hechos de violencia de género no vinculados entre sí. En Ezpeleta, una mujer fue rociada con nafta y estaba a punto de ser prendida fuego cuando llegó la policía, tras un llamado al 911 de habitantes de la cuadra. En otro caso, en el Parque de la Ciudad salvaron a una chica golpeada por su ex novio

La reacción a tiempo de vecinos que fueron testigos de casos de violencia de género logró evitar que se cometieran los femicidios de dos mujeres no vinculadas entre sí, una de las cuales, en una vivienda de Ezpeleta, había sido rociada con nafta y estaba a punto de ser prendida fuego por su pareja, mientras que la otra fue rescatada en el Parque de la Ciudad de Quilmes cuando su ex novio la estaba moliendo a palos.

El compromiso de la sociedad resulta fundamental para la lucha contra la violencia machista. Dos hechos recientes, aislados el uno del otro y ocurridos en el distrito de Quilmes con escasa diferencia, pusieron en evidencia que la ayuda impulsada desde el entorno de las víctimas resulta más eficaz incluso que la intervención de la policía, que muchas veces llega cuando ya es tarde.

En el caso registrado en Ezpeleta, los “héroes” fueron los vecinos de una mujer que escucharon sus gritos desesperados. Todo ocurrió en una vivienda de la calle Cuba y Baradero, el sábado alrededor de las 15, cuando la víctima comenzó a pedir ayuda luego de ser agredida por su pareja.

Ante esa situación, los vecinos llamaron al 911 y arribó al inmueble un móvil del Comando de Patrullas Quilmes Este. Los efectivos ingresaron y se toparon con una escena crítica, en la que la mujer estaba empapada con nafta y en medio de un ataque de nervios, mientras que el hombre sostenía aún en sus manos el bidón.

Inmediatamente, los policías redujeron al agresor y lo trasladaron a la Comisaría 6ª de Ezpeleta, donde quedó a disposición de la Justicia acusado por intento de femicidio.

Por otra parte, una chica de 17 años que se había encontrado con su ex pareja en el Parque de la Ciudad por pedido de él para “hablar”, terminó siendo víctima de una salvaje golpiza que no pasó a mayores gracias a que un profesor de hockey y empleados del estadio Centenario, alertados por los gritos, lograron frenar al agresor y salvaron a la joven.

En este caso, el sujeto se dio a la fuga en una moto, mientras que la adolescente fue atendida por personal del SAME a raíz de las lesiones que había sufrido.

Ante una situación de violencia de género, siempre es recomendable realizar la denuncia. Se puede llamar al 144. También se puede acudir a Comisarías de la Mujer y la Familia o, eventualmente, a cualquier comisaría cercana. También se puede recurrir al Juzgado de Garantía de turno o fiscalía.

Deja un comentario