Su perro está por morir y le regaló un asado de despedida

En la provincia de Santa Fe, un oficial decidió ofrecerle un verdadero festín a su can policía que lo acompañó durante 15 años y que recibió un duro diagnostico del veterinario.

Fausto Valenzuela, un policía santafesino, le preparó un asado a su perro, Rocko, para festejarle el que podría ser su último cumpleaños.

Su can sirve a las fuerzas policiales pero recientemente el veterinario le informó que probablemente este sea su último año con vida porque sus riñones le juegan “una mala pasada”.

El perro recibió un duro diagnostico.

“Nunca comí sobras, pero hoy voy a comer las sobras de mi perro. Quince años cumple, más de un tercio de mi vida. Dirán ‘sos un loco facha’, no importa. El se merece más de lo que pide día a día”, comenzó la publicación de Fausto.

Luego, mencionó las ocasiones en que su perro se quedó en los patrulleros, hizo guardia en los allanamientos e incluso, cuando mordió a un fotógrafo porque no llevaba uniforme.

Rocko comiendo el asado.

“Una vez en un clásico de Unión – Colón se te ocurrió meterte en la cancha y la máxima autoridad, el arbitro Baldassi te acarició la panza. Ese eras vos, el perro policía”, recordaba con nostalgia.

Por último, le pidió un favor: “Tengo un solo pedido que hacerte, el último, que conozcas a mi primer hijo, yo sé que te pido mucho por tu salud, pero falta poco.”

“GRACIAS ROCKO POR ESTAR EN MI VIDA”, concluyó. 

Deja un comentario